martes, octubre 04, 2005

El Tour regresa a España

El Tour 2006 tendrá un final en alto en España por primera vez desde su creación en 1903. Será en Pla de Beret, en el Valle de Arán, durante la segunda semana de la ronda francesa que comenzará en Estrasburgo, el sábado 1 de julio con una etapa prólogo de 7,5 kilómetros y que finalizará en París el 23 del mismo mes, probablemente con una etapa que comenzará en Versalles y que, según algunas informaciones, podría ser una contrarreloj idéntica a la de 1989 en la que Greg Lemond le arrebató la victoria final a Laurent Fignon por tan solo ocho segundos después de rodar los 24,5 kilómetros a una espectacular media de 54,545 kilómetros por hora.
El próximo día 27, Jean Marie Leblanc desvelará en el palacio de congresos de Porte Maillot, en París, el recorrido exacto de la carrera, pero hilando datos que se van conociendo de algunas ciudades que acogerán la prueba, algunos ya se aventuran a diseñar un recorrido bastante aproximado de la grande boucle, que, como suele ser costumbre en los años pares, girará en sentido contrario a las agujas del reloj, es decir, con los Pirineos antes que los Alpes.
Por lo que se sabe hasta ahora, será un Tour muy internacional. Partirá de Estrasburgo la ciudad autodenominada carrefour de Europa, y se adentrará después en la vecina Luxemburgo para de allí pasar a Bélgica primero y Holanda después, recalando seguramente en Valkenburg, Maastrich y Lovaina. Después entrará en Francia de nuevo, y se dirigirá a la costa oriental. Es posible que antes de llegar al mar, Saint Quentin sea el escenario de la contrarreloj por equipos.
Después de pasar por Caen y Saint Malo para llegar a Lorient, se producirá el primer gran traslado hasta Burdeos, para acercar el Tour a los Pirineos desde Dax. Puede ser que la carrera repita la etapa de 2000 en la que Lance Armstrong lanzó su ataque y Javier Otxoa se impuso en la meta de Lourdes-Hautacam.
Al día siguiente, en la decimosegunda etapa, el Tour llegaría a Pla de Beret. Las informaciones que se han filtrado hasta ahora encajan con la idea de los organizadores del Tour, expresada por Leblanc en una comparecencia al final de la última edición de la carrera, de alejar las etapas pirenáicas de los fines de semana. Si el puzzle encaja, Hautacam se abordaría un martes y Pla de Beret un miércoles, para llegar a Andorra el jueves 13.
Después la carrera tomaría la dirección de Los Alpes, con paradas en Nimes y el Mont Ventoux –tal vez una cronoescalada–, y después de otra neutralización llegaría a la tradicional meta de Morzine y después a la estación suiza de Crans Montana. El Macizo Central se podría visitar fugazmente con la llegada a Dijon y una jornada inédita con final en Vulcania, un parque natural cercano a Clermont Ferrand. Esta etapa, el sábado 22 de julio, y el posterior traslado a Versalles para alcanzar la meta de París pondrán el punto final a una carrera que estrenará una nueva era tras Lance Armstrong.

abastodenoticias.com, Noticias gratis de ciclismo para tu web