martes, noviembre 15, 2005

Rompen el sueño de Zomegnan


Angelo Zomegnan es periodista antes que nada. Durante años se ha dedicado a narrar desde las páginas color de rosa de un periódico deportivo tan serio como La Gazzetta dello Sport -nada que ver con los diarios especializados en España- las incidencias de un deporte que adoran en Italia, el ciclismo. Pero las circunstancias de su empresa, RCS Mediagroup, propietaria del La Gazzetta, el Corriere della Sera o El Mundo, le llevaron a dirigir el Giro de Italia, que también pertenece al grupo de comunicación. Y el primer año que ha tenido las manos libres para elegir, ha planteado una carrera de diseño. De las que sueña un periodista. Sin tener en cuenta, eso sí, los avatares de los viajes, los traslados y las incomodidades. Tal vez porque él nunca las ha padecido como los demás. Porque en el Giro, ay amigo, los periodistas de La Gazzeta tienen un trato especial. Sobre todo las grandes figuras. La organización les monta una sala de prensa al margen de la sala de prensa; acuden con todos los medios, varios vehículos y un ejército de conductores y auxiliares de diverso pelo. Es otra forma de ver el ciclismo, distinta, por ejemplo, a la vida perra de los periodistas de L´Equipe en el Tour.
Zomegnan se había montado el Giro ideal para escribir. Mucha montaña, tramos de tierra otra vez, pocas jornadas al sprint -para irritación de Petacchi- y hasta historias para rememorar, como la de la catástrofe minera que se conmemorará en Charleroi, y en la que murieron más de cien trabajadores italianos.
Por soñar, había planteado una última jornada con dos sectores. Ideal para los periódicos, terrorífico para los periodistas... y los ciclistas. Una cronoescalada de 11 kilómetros y el postre desde Lecco hasta Milán. Los ciclistas protestaron, la UCI sacó su reglamento y prohibió la "boutade" de Zomegnan. Hace unas décadas se estilaba, era una costumbre. Ahora está prohibido. El periodista-director tendrá que cambiar el final de su gúión.

CUESTA ABAJO: Que Ullrich diga que puede correr el Giro es una buena noticia. Por fin un gran líder no italiano se atreve desde los tiempos de Indurain.

CUESTA ARRIBA: La prohibición de los dos sectores afecta de rebote a la Vuelta al País Vasco. Jaime Ugarte tendrá que cambiar sus planes tradicionales.

lunes, noviembre 14, 2005

Los agravios comparativos

Escucho a Miguel Indurain decir, en una entrevista radiofónica, que lo peor que han hecho los ciclistas es vender la imagen de su deporte en la lucha contra el dopaje. Que los corredores son los deportistas que se somenten a más controles y sin embargo, lo único que genera ese interés por la limpieza del ciclismo es más escándalo. A más controles más posibilidades de encontrar algo sucio. Y, dice Indurain, lo que le interesa a la gente es el deporte en sí, y no el trabajo que puedan hacer los colectivos ciclistas para limpiar su deporte. Cuantos más controles, más casos positivos. Cuantos más casos positivos, más noticias negativas para el ciclismo.
Hay que limpiar este deporte, sí. Pero habrá que aplicar a las demás especialidades el mismo baremo. ¿Es el fútbol un deporte limpio? Vayamos a los controles antidopaje que se realizan en la Liga de las Estrellas. Tomemos como ejemplo al Athletic. Del club bilbaino se puso en cuestión a su médico, Sabino Padilla, precisamente porque llegaba del ciclismo... y porque ganaba mucho dinero. Esas afirmaciones, por cierto, las hacía un periodista que gana bastante más que el médico y, sin embargo, no tiene por qué ser sospechoso por ello.
Aún con la presunta sombra del dopaje a sus espaldas, el Athletic ha pasado, en once jornadas del campeonato, dos controles. En total, cuatro jugadores. El año pasado, el club rojiblanco pasó sólo trece controles, que afectaron a 20 jugadores. Gurpegi, señalado con el dedo, con su sentencia de dos años apartado del fútbol en suspenso, tuvo que "donar" su orina ¡sólo una vez!. En la Liga 2003-04, con el "caso Gurpegi" en plena ebullición y Padilla en la picota mediática e institucional -recordemos las andanandas del CSD- el Athletic pasó seis controles (12 jugadores). Gurpegi fue controlado ¡¡¡¡también sólo una vez!!!! Desde su presunto dopaje (1 de septiembre de 2003), y sin cuestionar su inocencia, aún no descartada Carlos Gurpegi ha pasado DOS controles de orina oficiales. Y la UCI comenta que podrían empezar a realizarse controles en la misma línea de salida de las carreras. ¿Por qué no todos por igual?

abastodenoticias.com, Noticias gratis de ciclismo para tu web